El equipamiento que se puede encontrar en un taller mecánico es muy amplio. Entre más herramientas tengan los trabajadores a la mano, en mejores condiciones van a poder cumplir con su labor y por supuesto los resultados de su esfuerzo van a ser de mayor calidad.

Es debido a lo anterior que vale la pena reflexionar sobre las herramientas imprescindibles en un taller, es decir, aquellas que no pueden faltar en este tipo de espacios. Recuerde que algunas pueden representar una inversión considerable, pero la realidad siempre hace que valga la pena.

Herramientas imprescindibles en un taller mecánico

Es muy probable para las personas que no saben cómo funciona como se trabaja en un taller, que las herramientas que aquí se encuentran por lo general sean asociadas con trabajos de reparación que no son sólo mecánicos. En otras palabras, se hace referencia con lo anterior a las llaves, destornilladores, cinceles, sierras o alicates.

Quizá en principio puede parecer que son herramientas menos importantes o que no son del todo profesionales para trabajar con ellas en un taller. Además de recordar que no todas son iguales, sino que pueden presentar particularidades, la realidad nos dice que son necesarias.

El caso de las llaves es muy particular, ya que son una de las herramientas de taller más usadas. Su objetivo principal suelen ser las tuercas y pernos del automóvil, y esto aplica para cada una de las variantes de la herramienta, bien sea una llave fija, de pipa abierta, de Allen, de vasos articulada o inglesa.

Otros de los elementos comunes que no pueden hacer falta en el taller son los destornilladores, en este caso haciendo la aclaración que se disponga de ellos en diferentes longitudes. Recuerde que las condiciones de acceso a ciertas partes son distintas y los destornilladores facilitan este tipo de tareas.

Los alicates o martillo son también clave. Hay muchas variedades como los de abrazaderas, de terminales, para bujías, para calentadores, de presión, de corte, entre otros. En otras palabras, la gama de opciones es amplia.

Ya se ha hecho mención a las herramientas que por lo general se pueden encontrar, pero también se va a requerir otras herramientas de medición y diagnosis. Dentro de este selecto grupo, las más comunes y necesarios para las actividades del taller son: flexómetro, goniómetro, micrómetro, regla graduada, escuadra, manómetro y calibre pie de rey.

Finalmente, vale la pena destacar el caso de los gatos y plataformas elevadoras, en otras palabras, un gato hidráulico. Si este tipo de herramientas no sería posible atender un sinfín de asuntos relacionados con la reparación o el mantenimiento de los vehículos que visiten un taller mecánico.