Una segunda mujer quedó embarazada durante el experimento para crear los primeros bebés del mundo editados genéticamente, confirmaron las autoridades chinas, ya que el investigador detrás de la afirmación se enfrenta a una investigación policial. El año pasado, Jiankui conmocionó a la comunidad científica después de anunciar que había alterado con éxito los genes de las niñas gemelas nacidas en noviembre para evitar que contrajeran el VIH.

Le dijo a un foro sobre el genoma humano en Hong Kong que había habido “otro embarazo potencial” que involucraba a una segunda pareja. Desde entonces, una investigación del gobierno provincial ha confirmado la existencia de la segunda madre y que la mujer aún estaba embarazada, informó la agencia oficial de noticias Xinhua. La mujer embarazada y las niñas gemelas del primer embarazo serán puestas bajo observación médica, dijo un investigador a Xinhua.

El poder de la ciencia

La investigación del gobierno provincial encontró que había “falsificado documentos de revisión ética” y “evadido deliberadamente la supervisión”, según Xinhua. Había organizado en privado un equipo de proyecto que incluía personal extranjero y utilizaba “tecnología de seguridad y eficacia inciertas” para la edición genética ilegal de embriones humanos, dijo.

Los investigadores le dijeron a Xinhua que el científico estaba “persiguiendo la fama personal” y usó “fondos autofinanciados” para el controvertido experimento. Los investigadores hallaron que ocho parejas voluntarias -padres VIH positivos y madres VIH negativas- se inscribieron en el ensayo de He, y una pareja abandonó el ensayo más tarde.

Los detalles del experimento -que no ha sido verificado de forma independiente- provocaron una reacción inmediata de la comunidad científica mundial y el gobierno chino ordenó el cese del trabajo de investigación días después de que se anunciara públicamente.

Esta labor de edición genética está prohibida en la mayoría de los países, incluida China. Será “tratado seriamente de acuerdo a la ley”, dijo Xinhua. En la cumbre sobre el genoma celebrada en Hong Kong en noviembre, dijo que estaba “orgulloso” del experimento, dado el estigma que afecta a los pacientes de sida en el país.

El crecimiento del virus del SIDA

La protesta pública por su experimento también llamó la atención sobre la creciente epidemia del VIH en China, que ha visto un aumento drástico de nuevos casos en los últimos años. El científico se formó en la Universidad de Stanford y fue reclutado en China como parte del “Plan de los Mil Talentos” de Pekín para revertir la fuga de cerebros, según una copia de su currículum publicada en la página web de la Universidad Austral de Ciencia y Tecnología (SUSTech) de Shenzhen.

SUSTech dijo en una declaración el lunes que había terminado el empleo del investigador después de haber dicho anteriormente que su trabajo había “violado seriamente la ética académica”. Dijo que el ADN de los gemelos fue modificado usando Crispr, una técnica que permite a los científicos remover y reemplazar una hebra con una precisión milimétrica.

Los expertos temen que la injerencia en el genoma de un embrión pueda perjudicar no sólo al individuo, sino también a las generaciones futuras que heredan los mismos cambios, y afirman que existen demasiadas incertidumbres científicas y técnicas para permitir los ensayos clínicos. Tras la tormenta desatada por el anuncio de He, los científicos han pedido un tratado internacional sobre la edición de genes.