Un tipo de implante mamario utilizado por millones de mujeres en todo el mundo está bajo escrutinio después de que se les aconsejara a los cirujanos franceses que dejaran de usarlo debido a una posible relación con un tipo de cáncer poco común.

Los implantes mamarios con textura se han relacionado con el linfoma anaplásico de células grandes (LCCA), que se forma en la cápsula cicatricial alrededor del implante y normalmente comienza con dolor e hinchazón en la mama. Las mujeres a las que se les extraen los implantes y las cápsulas pueden recuperarse por completo, pero si no se tratan, la enfermedad puede propagarse por todo el cuerpo y convertirse en una amenaza para la vida.